EMETEC - BLOG

El fraude por clonación de tarjetas de crédito y débito aumenta 26% en Panama
imagen : La Estrella de Panama

En la actualidad, 632.110 tarjetas circulan en el mercado local. A marzo de este año la deuda asciende a US$2.032 millones, US$294 millones más que el año pasado.

En Panamá el delito de fraude por clonación de tarjetas de crédito y débito aumentó un 26% en el año 2016. Mientras el sector bancario busca cerrarle las puertas a los defraudadores expertos en falsificación de tarjetas, este ilícito evidencia una curva ascendente porque se sigue usando la banda magnética de las tarjetas, consideradas los medios de pago más susceptibles de clonación.

Cifras de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) revelan que en 2015 la suma por pérdidas en dinero plástico en Panamá se aproximó a los 4 millones 800 mil dólares, y que en 2016 aumentó a US$7.700.000. Es decir, un alza de US$2.900.000, revela Milton Scarfullery, presidente del Comité de Fraudes de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP).

De la misma forma en que se reportó un incremento en las pérdidas por fraude, la deuda de los usuarios del dinero plástico apunta una tendencia semejante. Panamá es un mercado en el que circulan 632.110 de estas tarjetas de crédito activas, y hasta el pasado mes de marzo el saldo adeudado con su uso alcanzó los US$2.032 millones.

Unos 294 millones más en comparación con el mismo periodo del año anterior, según las estadísticas más recientes de la Superintendencia de Bancos de Panamá.

En medio de este incremento del uso del dinero plástico, los bancos migran de la banda magnética a tarjetas chip o inteligentes, para brindarles mayor seguridad a los trajetahabientes.

No obstante, algunas entidades aún no han culminado este proceso y procesan las transacciones de las tarjetas a través de la banda magnética, subraya el vocero de la ABP.

“Cuando Panamá haya migrado 100% con la infraestructura para aceptar solo tarjetas con chip, el fraude por clonación o banda magnética deberá disminuir radicalmente”, estima Scarfullery.

Protección

Ante el incremento del fraude del dinero plástico, los usuarios tienen la opción de pagar un seguro para proteger su crédito. Tanto voceros de Scotiabank como el abogado y exsecretario de la SBP, Amauri Castillo, coinciden en el seguro de fraude es uno de los más importantes, principalmente en caso de que el cliente tenga un límite alto de crédito aprobado y ocurra cualquier incidente como por ejemplo el robo de identidad.

“Hay otros seguros que aplican los bancos según el saldo adeudado, normalmente en topes de hasta 10 mil dólares. Es un seguro de vida para cubrir el saldo adeudado en caso de fallecimiento del tarjetahabiente”, comenta el consultor bancario.

Añade que el manejo de ese riesgo tiene mucho sentido para proteger y asegurar el pago de lo adeudado al banco, sin que necesariamente los herederos o incluso los codeudores se vean obligados a pagar, según lo establecido en el contrato de seguro.

La mayoría de los bancos de la plaza ofrecen un seguro para mitigar el riesgo de las tarjetas de crédito. En Banistmo consideran importante proporcionarle al cliente un seguro con una cobertura que le brinde tranquilidad ante la eventualidad de un fraude, y de este modo proteger su crédito. Telma Cuesta, directora de productos especializados, señala que aunque el plan de cobertura es opcional, el banco lo recomienda.

Y es que ante estos eventos puede estar expuesta cualquier persona y es necesario que el cliente tome algunas precauciones, como no perder de vista su tarjeta al momento de pagar, no comprar en páginas web que no sean seguras, no compartir el pin para avances de efectivo.

La ejecutiva señala que el seguro de fraude representa una mitigación ante el posible riesgo de verse afectado en un caso de robo o fraude, lo que representa para el cliente una tranquilidad y protección de su crédito disponible.

“El beneficio para el usuario consiste en no tener que asumir las posibles pérdidas económicas ante eventos fraudulentos. El cliente es cada vez más consciente de los impactos que estas situaciones acarrean y lo piden. Solicitarlo es muy fácil”, sostiene.

Los voceros de Scotiabank opinan que en el mercado panameño los clientes toman los seguros que están relacionados con las tarjetas de crédito por la seguridad y comodidad que estos productos brindan.

Castillo agrega que el costo promedio del seguro en el mercado para tarjetas de crédito varía de un banco a otro y depende de la oferta que la compañía de seguro ofrezca a la entidad.

Hay seguros con un “costo muy razonable”, porque el banco contrata uno de tipo colectivo que permite una tarifa más baja para el tarjetahabiente.

El cliente tiene en sus manos el poder de mitigar el riesgo de su crédito al comprar un seguro y estar cubierto en los riesgos asociados a fraudes, reemplazo y reposición de tarjetas, entre otros.

Tal como reza el refrán tantas veces dicho: “Más vale tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo”. Y peor aún, pagarlo y desconocer su utilidad.

Fuente: Estrategiaynegocios.net y http://www.paymentmedia.com/news-3020-panamaacute-fraude-por-clonacioacuten-de-tarjetas-de-creacutedito-y-deacutebito-aumenta–.html

emetecwp4

Suscribete a las noticias via Email

Recibe los artículos y noticias via Email